-¡Ayúdalo! -. Mas él no mostró ningún signo de compasión. – ¡No puedes dejarlo allí como si realmente nada hubiese sucedido!
– Ahora ya no hay nada que ver entre él y yo. Él lo buscó y con ello me hirió. Así que ahora no trates de enmendar sus errores.- Diciendo esto retomó su camino hacia la salida de aquel pub.
– ¡Derek! – Mas él no se inmutó-. ¡Derek, joder, es tú mejor amigo!
– Y también la persona en quien más confiaba. ¿Y para qué? Para que cuando menos lo esperes te traicione y luego lo niegue. Se merece esos puñetazos, aunque realmente debería haberle dado la paliza de su vida, para que así llegue a aprender que no se juega con las personas.
– ¿Cómo estás tan seguro que fue él quién lo hizo?- Cuestionó Lucas-. ¿Por qué no es todo una mentira para que os peleéis?
-Porque si realmente lo fuese no hubiese dudado de él en ningún momento. Porque sé distinguir entre una mentira y una traición, y desde luego esto no se trata de una burda falsa. ¡Maldita sea! ¡Ha jugado desde el principio!- La ira poco a poco se apoderaba de Derek-. Porque no pienso confiar nunca más en nadie, porque lo que es mío seguirá siendo siempre así y mi vida me pertenecerá únicamente a mí-. Inspiró hondamente tratando de recobrar el aire perdido y de alguna forma intentado calmarse-. Ya es suficiente. Jamás volveré a confiar en él ni en ninguna otra persona. Sí, seré un incompleto y al mismo tiempo alguien que será inmune a todo lo demás. Para mí Dave ha muerto y con él las palabras amistad y confianza.
Y sin más palabras e ignorando las protestas de Lucas, Derek salió por esa puerta para no regresar nunca más.

Anuncios