Category: Tequila


Leave.

Las lágrimas escurrían por sus ojos de forma incontrolable. Los sollozos entremezclados con palabras quebradas acallaban los pensamientos. Era incapaz de asimilar que la había dejado. Sola.
Los médicos le daban el pésame, argumentando que habían hecho todo lo posible por salvarle la vida. Brazos, ahora desconocidos, la rodeaban continuamente tratando, de algún modo, reconfortarla. Pero no había nada. Sólo un gran vacío en su pecho.
Él se había ido, y ya no volvería. No la esperaría sentado en el sofá y la recibiría con una cálido abrazo y un apasionado beso. No se reiría de ella cuando se sonrojase por algún estúpido comentario. No más él. Ya no, nunca más.
-Por favor no me dejes-. Tras ese susurro ahogado, cayó al frío suelo. Miles de personas rodeándola expulsando palabras que no comprendía. Y nada más. Sólo oscuridad.

Anuncios

Fly.

-Melanie, ¿otra vez perdida en el mundo de nunca jamás?- El tono juguetón de Mathew hizo que se le erizasen los vellos de la nuca.
Melanie suspiró, y giró parcialmente su rostro para dedicarle una frágil sonrisa a su compañero.
-Ojalá los sueños se hicieran realidad.- Las palabras fluyeron entre sus labios, y una vez que la última escapó de ellos, volvió a su posición inicial, recostada sobre el tronco del frondoso árbol.
Mathew se acercó a ella. Dejó el rastro de su propio aroma impregnado en el aire, y se sentó junto a Mel. Estiró las piernas en la verde hierba, y observó atentamente a esa delicada mujer.
-¿No es precioso?- Susurró Melanie.
Él giró su rostro al frente y observó ese hermoso paraje.
-Sí.-Su rostro se enmarcó por una tenue sonrisa.- Lo es.
-Desearía poder alzarme y emprender el vuelo. Uno que me llevase a sitios inimaginables y que jamás olvidaría.- Melanie miró soñadoramente el cielo y volvió a suspirar. Calladamente, murmuró- ojalá fuese una libre ave.

Blind.

Sentir la brisa rozar por tu piel y los rayos del sol calentarla. Escuchar como las personas que hay al lado mantienen una amena conversación. Las olas del mar susurran. Todo parece en calma y armonía. Quizás, lo que haría perfecta esta ocasión sería ver la gama de formas y colores que la constituyen.

Simple man.

Cada tarde, justo cuando salía de la facultad, él estaba allí sentado. Como si se tratase de una cita. Siempre bien arreglado, con un ramo de rosas rojas y una sonrisa sincera en su rostro. Sentado en la parte izquierda del banco, bajo la sombra de aquel frondoso árbol, dejando así que el silencio se siente a su lado.
Más de una tarde se había sentado en la cafetería de enfrente de ese banco, sólo para observar a ese hombre, mas sólo sombras se situaban a su lado. Y veía como a medida que transcurrían las horas él no perdía esa sonrisa, de alguna forma demostrando que no perdería la esperanza. Pero nunca llegaba nadie. Aún así, él no faltaba ninguna tarde, ya hiciese frío o calor, lloviese o nevase, jamás se retrasaba o ausentaba.
Cada tarde permanecía allí horas, con un nuevo ramo de rosas rojas entre sus manos y una mirada esperanzada. Esperando, quizás, a alguien que jamás llegaría a tiempo.
Because he was a simple man.

Maybe.

En días como estos pienso porqué mi vida decidió seguir este rumbo y no otro.
El porqué siento mi sonrisa como algo falso, o bien que detrás de las miradas siempre se esconde algo más. Puede que las palabras que se escapan de mi boca sólo sean eso, palabras, y esten vacías después de todo. Quizás las lágrimas ya no son capaces de escaparse del lugar donde pertenecen, puede que por timidez o bien temor.

Puede que, al fin y al cabo, todo se reduzca a nada.

New chance.

Un coche azul para frente a ti, mientras esperas a que el semáforo cambie a verde.
La ventanilla tintada del coche baja, y tras ella se asoma una mujer con gafas de sol.
– ¿Subes?
– ¿A dónde te diriges?
– A algún lugar mejor
La examinas, desde esos claros ojos que esconde tras esas oscuras gafas, hasta esos labios color carmín.
-A una nueva vida. A una nueva aventura. ¿Vienes?-. Te pregunta, una vez más.
Vacilas, pero no de la forma en que lo haría alguien que tiene miedo, no. Si no como alguien quien lo esperaba con ansias.

Merit.

A veces, cuando me encuentro sola, me siento en algún lugar repleto de soledad y me pongo a pensar.
¿Por qué la vida no es más sencilla?
Y le doy una y mil vueltas. Y aún así no le encuentro ningún motivo coherente.
Quizás, la vida es tal y como es por nosotros.
Si fuese más sencilla, ¿no serían nuestros méritos simples propósitos sin importancia alguna?

Words.

Hay momentos en los que no tengo las palabras adecuadas. Instantes en que hablo cuando no debo y callo cuando no es necesario. Y, cuando verdaderamente sé que es lo que tengo que decir, miento.

Nowhere.

Un día cualquiera saldré corriendo.
¿Dónde?
Hacia un lugar repleto de soledad.
Quizás a un precipicio, donde pueda sentir la sensación de vida y muerte al mismo tiempo.
A un lugar donde pueda gritar lo que pienso y verdaderamente soy.
Un lugar donde no deba fingir que soy feliz y que estoy bien.
A un lugar donde el viento juegue con mi cabello color ceniza y me susurre secretos al oído.
Un lugar donde se respire libertad.

Midnight.

A medianoche me sentaré en un banco de esta desierta ciudad. Sentiré como la lluvia escurre por mi cuerpo, mientras yo intento ver la cara más oculta de la luna.